jueves, 3 de septiembre de 2015

Concepto y funciones de la raíz

Concepto y funciones
La raíz, según define Santamarina y col. (2004), es la porción inferior del eje de la planta, que normalmente se desarrolla por debajo de la superficie del suelo.
En opinión de Cavero y López (1994), la raíz es un eje de crecimiento ilimitado que se hunde en el sustrato y que carece de clorofila, estomas y cutícula.
Por lo general, la raíz se ramifica dentro del suelo, diferenciándose en ella una o varias raíces principales o primarias, que van unidas al tallo, y varias raíces de menor porte, llamadas raíces secundarias, que salen de la raíz o raíces principales. A su vez, de las raíces secundarias salen otras más pequeñas; de estas últimas salen otras aún más pequeñas, y así sucesivamente.
El conjunto de todas las raíces forman el sistema radical (Fuentes, 1998).
Raíz
Las funciones que realiza son las siguientes:

- Absorción, la raíz es la única zona cuya epidermis, la cual recibe el nombre de rizodermis, carece de cutícula, es decir, está desprotegida frente a la pérdida o ganancia de agua. Este órgano tiene la capacidad de absorber del suelo el agua y las sales minerales disueltas, necesarias para el crecimiento y para el correcto metabolismo de la planta. De ahí la importancia del riego y abonado en el cultivo de plantas de interior.
- Fijación, mantiene al vegetal anclado al lugar en que comenzó la germinación.
- Transporte, asegura el transporte de sustancias tomadas del sustrato hasta los órganos aéreos, así como las sustancias elaboradas en los tallos y hojas hasta los extremos de la raíz; estas sustancias elaboradas contribuyen al crecimiento en grosor y longitud de la raíz o son almacenados en ella como sustancia de reserva.
- Almacenamiento, a veces, de sustancias de reserva. Los nutrientes elaborados en las partes fotosintetizantes de la planta, se trasladan hacia los tejidos de almacenamiento de la raíz. Este nutriente puede ser utilizado eventualmente por las propias raíces, pero con frecuencia es digerido y transportado de nuevo hacia las partes aéreas. Las plantas bienales acumulan durante el primer año gran cantidad de reservas en las regiones de almacenamiento de la raíz y luego las utilizan durante el segundo año para producir flores, frutos y semillas.

Bibliografía:

CAVERO, R.; LÓPEZ, M.L. (1994). Introducción a la Botánica. Editorial Eunsa. Pamplona. 172 pp.
FUENTES, J.L. (1988). Botánica Agrícola. Editorial Mundi-Prensa. Madrid. 261 pp.
SANTAMARINA, P.; VILELLA, V.; ROSELLÓ, J.; GARCÍA, F.J. (2004). Biología y Botánica. tomo I. Editorial UPV. Valencia. 298 pp.


0 comentarios:

Publicar un comentario