miércoles, 14 de septiembre de 2016

San Miguel. Azores. Día 2. Parte I














Amanece temprano para nosotros este segundo día en San Miguel, hay ganas de sentir más de esta preciosa isla, el sol es resplandeciente y en las montañas apenas se aprecia nubosidad. Un inciso ese mismo día nos dimos cuenta como de cambiante es el tiempo aquí en una hora puede salir el sol, nublarse, ponerse a llover y a la siguiente hora repetirse el ciclo; también dependiendo de la zona puedes adentrarte en una profunda niebla y salir al instante siguiente, a medida que veáis las fotos y lo que vamos contando os daréis cuenta.



 Ya estamos en el coche, el itinerario que nos hemos propuesto es el siguiente ir a ver los lagos verde y azul, comer pronto, ya sabéis por el tema del horario infantil y continuar para ver la parte Oeste de la isla así como la Norte hasta volver a Capelas que es donde tenemos el hotel. Parece mucho que ver pero hay que tener en cuenta que aunque San Miguel es la isla más grande del archipiélago sigue siendo bastante pequeña, mide 65 Km de este a oeste y su anchura oscila entre 8 y 16 Km. 

Bajamos hasta Ponta Delgada con un tiempo espléndido y volvemos ir al norte tomando el camino hacia Sete Cidades y de repente se nubla, empieza a lloviznar y finaliza con una niebla muy espesa que por momentos nos invade y vemos poco más de dos metros alrededor nuestro. Nos da un  poco de lastima ya que nos habían advertido que eso nos podía pasar ya que supone perdernos las vistas panorámicas, hacemos una parada en el miradouro do Carvão punto desde el que se divisa el mar al norte y el sur de la isla pero no vemos ni un pijo.



 Un kilómetro más tarde volvemos a parar en una ruta del Lagoa do Canário que está provista de una interesante área de recreo, pero como podéis ver a la pequeña Ariadna el tiempo no acompaña por el momento y aunque nos da mucha pena descartamos ir a la Vista do Rei donde se plasman las imágenes más célebres de sus lagunas, pero a pesar de la presencia de la niebla, lo que más te sorprende en todo el recorrido es la cantidad de hortensias que hay en el borde de la carretera, y también los arboles por su altura y el precioso verde de los pastos de vacas,  y ya descendemos desapareciendo la niebla hasta los Lagos Verde y Azul, que se encuentran separados por un puente.



 Lagoa das Sete Cidades es un doble del lago situado en el cráter de un enorme cráter. Se compone de dos ecológicamente diferentes pequeños lagos, Lagoa Azul yLagoa Verde, conectados entre sí por un paso estrecho y cruzado por un puente, que se encuentra dentro de un volcán inactivo en el tercio occidental de la isla de São Miguel.



 El lago está situado dentro de la caldera del macizo de Sete Cidades, en un antiguo volcán, formada sobre varias capas de cenizas, piroclastos, lavas basálticas y traquita. Es un estratovolcán construido a partir de las fases alternas de eyecciones explosivas y efusivas, de las erupciones antes de la caldera predominantemente basálticas, una etapa traquítica de formación y una etapa posterior a la caldera, que consiste en alternar erupciones de basalto y traquita. La erupción de la caldera de formación fue provocada por una inyección de basalto en una cámara de magma traquítica poco profunda.

 Aunque, hidrológico, la Lagoa das Sete Cidades es un lago que sólo es dividido por un puente, la mayoría de la gente se refiere a ella en términos de dos órganos separados: Lagoa Verde y Lagoa Azul. Literalmente, el Lago Verde y el Lago Azul (respectivamente), que se denominan así por el reflejo del pigmento de los cuerpos: cada lado del lago refleja la luz del sol en diferentes colores.


Sinceramente maravilloso el estar en medio de un puente separando dos lagos, aunque en realidad por lo comentado anteriormente tan solo hay uno, no tenemos palabras para describir lugar tan bello, el hecho que la niebla estuviera alta le daba un aspecto entre épico y místico no sé muy bien cómo expresarlo rodeamos gran parte del lago verde contándole a la pequeña Ariadna que bajo aquellos arboles tan grandes y esas plantas tan espectaculares llenas de flores existía un mundo lleno de duendes, hadas, gnomos y por supuesto enanos. Detallando la diferencia entre unos y otros en sus costumbres, profesiones y alimentación ya que el día que los vea debe saber bien lo que ha visto, nos dijo.










Luego andamos un poquito alrededor del Lago Azul, y enseguida nos sentamos y disfrutamos de todo lo que nos rodeaba, se produjo un silencio, nada incomodo, quizás todo lo contrario, ahí estábamos los tres observando, pensando y meditando, hasta que saltó un pez y Ariadna dijo que si podía ser una sirena, a lo que le dijimos que esas solo podían estar en la mar. Aún a toda la explicación la pequeña se quedó expectante si se producía el salto de otro pez o de su sirena.
 Al rato nos fuimos a Sete Cidades ya era hora de comer, el sitio era precioso y todo muy natural, cerquita del lago había una serie de cabañas prefabricadas u otras acristadas perfectamente adaptadas en el ambiente donde había desde vivienda, asociaciones ecológicas como empresas que se dedicaban a organizar actividades como paseo en canoa entre otras cosas.



Comimos realmente bien y la atención de diez por no poner un doce. Y con esto damos por terminado la primera parte del segundo día ya que si no puede resultar muy largo por hoy.
Esta isla esta activando todos los sentidos que en nuestra vida cotidiana no los empleamos, aumentando su agudeza en visión, audición, gusto, olfato y tacto. No sé bien cómo explicarlo pero es como si no hubiera tiempo en el espacio y todo girará alrededor de la persona. Sencillamente extraordinario.

12 comentarios:

  1. Que maravilla Raúl, un paseo maravilloso muchas gracias. Un beso enorme y uno especialmente grande para Ariadna que es un sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Lola por tus palabras y se lo daré de tu parte. Otro grande para ti

      Eliminar
  2. que bonito!! Raúl pero no se que me ha gustado más si lo de los gnomos, duendes,hadas y de más o el lugar...la verdad...me ha gustado todo;un lugar mágico y que bien explicado y bueno yo no se si entenderás la cámara pero las fotos geniales.
    Respecto a lo de los sentidos te entiendo eso me pasa ami cuando estoy en mi parque me siento en oro mundo,solo escucho al viento y el piar de los pájaros. Te vuelves más observadora por lo menos eso me pasa ami con los arboles,se me pasan las horas mirándolos. Felicidades por el relato y tus maravillosas fotos.besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Puri. Cuando estas agusto en un sitio muy agusto pasa el tiempo volando? verdad?. Besos

      Eliminar
  3. Ola Raul
    Adorei este jardineiro e o pescador de madeira, uma pena esta com névoa,
    pois lugares assim tem paisagens exuberantes para vermos, e um dia de sol seria o ideal, mesmo assim a paisagem pitoresca com névoa tem seu charme também..
    Abraço.

    http://eueminhasplantinhas.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso que en ese momento me dió mucho coraje, porque era uno de esos sitios que no quería perdermelo pero siempre hay que sacar el lado positivo y pense queyo había tenido la suerte de verlo de otra manera y fue igualmente gratificante. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Imágenes espectaculares de una gran belleza. Por la cercanía a nuestro archipiélago tenemos microclimas que se puede disfrutar de esos lugares de manera especial. Saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Candela!!! La verdad que es una gozada el tema de los microclimas ya que la vegetación es impresionante. En Valencia es todo lo contrario,...calor calor y calor,..jejeje. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias, sinceramente es realmente maravillosa. Un beso grande y deseo que disfrutes de este fin de semana.

      Eliminar