jueves, 8 de septiembre de 2016

San Miguel. Azores. Día 1

Día 1

Sinceramente no encontraba el momento para hablar del viaje de Plantukis a las Azores, no sabía por donde empezar ni como contarlo, entonces se me ocurrió ir contando día por día que vimos y aportaros muchas fotos. Con respeto a la camara es nueva y aún no nos hemos hecho con ella pero poco a poco vamos cogiendo la práctica.

La experiencia era inigualable primera aventura de Plantukis con nuestra pequeña Ariadna, con tres añitos iba a vivir multitud de sensaciones nuevas, como por ejemplo subir por primera vez a un avión, cosa que le encantó aunque quedó un poco defraudada porque no llegó a ver ningún oso amoroso entre las nubes. "Solo" estuvimos en la isla de San Miguel, lo pongo entrecomillado porque nos faltó tiempo para ver todo lo que puede aportarnos esta maravillosa isla donde cada rincón es un recuerdo.




Una vez recogido el coche de alquiler ya que es la manera más cómoda de disfrutar de esta isla, llegar al hotel y descansar un poquito en la localidad de Capelas, como ya era tarde nos fuimos a dar un paseo por las proximidades. Este pueblo está cerca de la costa y allí nos fuimos a ver sus preciosos acantilados y el Atlántico abierto de ese color azul intenso que te hace pensar y soñar en lo bonito que resulta vivir sin tiempo cerca de la mar. 

 


Paseando por la orilla del acantilado respirando el aire a sal fuimos a un mirador, "Miradouro do Navio" que había sido rehabilitado en el 2013, en el cual había una barca a la cual podías subir y sentir que estabas en medio del océano.  



Una cosa que nos gustó mucho es que había merenderos en cualquier sitio donde había un lugar habilitado para hacer la comida tu mismo con que además de barato unas vistas envidiables, esté lo estaban arreglando pero como fue el primero que vimos sencillamente nos encantó, a medida que pasen los días iréis viendo muchos más.



Cogimos el coche y en poco más de un kilómetro habíamos llegado a "Morro das Capelas" donde había una piscina natural, allí es muy habitual aprovechar los recovecos de los acantilados para disfrutar de una piscina natural como ya era tarde no pudimos bajar a darnos un chapuzón y aunque la pendiente de la carretera era importante, el lugar se lo hubiese merecido, decidimos que volveríamos otro día.


Ya de vuelta a la casa nueva (el hotel) como dice Ariadna a darnos un baño y a cenar. Este sería la puerta a un multitud de recuerdos que no creo que se nos olvide jamás. Espero y deseo que hayáis disfrutado del día 1 y en breve continuaremos contando.






11 comentarios:

  1. Disfruten del viaje y la estancia rodeados por el Atlántico porque es mágico!!!! Saludossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la estancia fue inolvidable y el recuerdo que vamos a tener inovidable. Un abrazo

      Eliminar
  2. Disfrutamos y mucho Raúl, las fotos son preciosas y el lugar también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Lola, con personas como tu da gusto escribir cada día algún articulo.

      Eliminar
  3. Pobre Ariadna , que desilusión eso si que es bonito las cosas de tu niña,que recuerdos más bonitos e importantes.
    En cuanto al viaje que envidia,envidia sana un lugar precioso y bonitas fotos para no entender la camara;me alegro mucho de que hayáis disfrutado un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja,..fue muy divertido cuando me lo dijo,..a ella no le gusto tanto pero en el avión estuvo de maravilla y disfrutando como una jabata. Muchas gracias y me alegro de que te hayan gustado. Besos.

      Eliminar
    2. Con lo bonitos y dulces que son los osos amorosos ...la próxima atas uno al ala del avion... para que no se desilusione ,a esta la ilusión de muy importante jjjjjj.que edad más bonita.

      Eliminar
    3. jajaja,..aunque creo que la próxima vez que coja un avión querrá ver en las nubes a cualquier otra cosa o persona,..jejeje

      Eliminar