domingo, 4 de octubre de 2015

Ardisia solanacea

Ardisia solanacea Roxb.

· Nombres comunes: desconocidos
· Sinónimos más frecuentes: Icacorea solanacea Britton
· Familia: Mirsináceas
· Origen geográfico: India
· Planta: arbusto glabro de unos 90 cm de altura, no rizomatoso ni estolonífero. Tallo lignificado, con las ramas erectas, robustas, poco ramificado, deshojado en la base, grisáceo; ramillas de sección angular, con glándulas negras visibles
· Hojas: alternas, oblanceoladas u obovadas, ápice obtuso o agudo, cuneadas en la base, decurrente, margen entero, coriáceas, gruesas, glabras. De color verde brillante, de 10-15 cm de longitud y 5 cm de diámetro
· Flores: inflorescencia en umbelas o cimas, simples, terminales, sobre ramillas floríferas laterales. Flores estrelladas, coriáceas, de unos 13 mm de diámetro, de color rosa o violeta, algo péndulas; sépalos anchamente ovados, ápice redondeado, base subauriculada y rugosa; pétalos casi libres, anchamente ovados, ápice largamente atenuado, glabros, densamente punteados
· Floración: primavera-verano
· Fruto: subgloboso, de 6-8 mm de diámetro, carnoso, punteado, inicialmente rojiza y, con el tiempo, de normal negra y brillante
· Longevidad: tras 5 años la Ardisia se aja
· Temperatura: tolera una mínima de 7 ºC. Si se logra conservarla a una media de 15 ºC, se consigue que sus frutos aguanten hasta bien entrada la primavera
· Exposición: sol, pero indirectamente. Se puede colocarla detrás de una cortina o en algún sitio donde esté en semisombra
· Suelo y sustrato: a ser posible con gran cantidad de humus, para conseguir un buen drenaje. Mezcla de sustrato de hojas, tierra de jardín ligera y de tierra de brezo fibrosa. En época de calor conviene mantenerlo húmedo. El pH entre 5-6
· Abonado: durante la floración, abonar la Ardisia una vez al mes con fertilizante rico en azufre o potasio, combinándolo con el agua del riego. El abonado no debe de ser excesivo pero equilibrado durante la época de mayor crecimiento, a razón de 0,5 g/l
· Humedad ambiente: vaporizar la planta a diario con agua no calcárea a la temperatura ambiente, sobretodo antes de la floración, con más de 15 ºC
· Riego: durante el frío conviene regar de forma moderada, aumentando la frecuencia durante el verano, 2 veces por semana son suficientes. Durante el invierno, comprobar que el sustrato está seco antes de cada riego para evitar la putrefacción de sus raíces

· Propagación: mediante semillero, en bandeja, de las semillas extraídas de las bayas, al final de invierno o primavera. Repicado en cubilete cuando la plántula ha formado 2-3 hojas. El esquejado del tallo, en primavera o verano, es más difícil y lento
· Plagas y enfermedades más frecuentes: a veces, cochinillas
· Otras recomendaciones: no le vienen bien las corrientes de aire



0 comentarios:

Publicar un comentario