sábado, 5 de diciembre de 2015

Jardines de Buenos Aires


Me encanta la gran sorpresa que supuso en nuestro viaje por la bella Argentina encontrar en una ciudad como Buenos Aires tantas zonas verdes, considero que nunca es suficiente porque una ciudad precisa de su pulmón para poder respirar, aún así decir que los muchos que hay están bien cuidados, son muy diferentes unos de otros y la imaginación ha obtenido lugares muy singulares. 

Foto Plantukis
Justo el día que fuimos a visitar el Rosedal era un día muy especial se iniciaba la primavera celebrando el día de las flores si mal no recuerdo. La gente se regalaba flores y había muchas actividades por la ciudad, aunque para nuestra desgracia la Rosaleda estaba cerrada, solo pudimos hacer esta foto del puente desde fuera. En, fin, eso es señal que tenemos que volver en otra ocasión.
Foto Plantukis

Foto Plantukis

El sector más concurrido, rodeado por uno de los lagos del parque es el Rosedal, protegido en todo su contorno por una reja de hierro forjado. Sus mayores atractivos son: El Jardín de los poetas, que exhibe bustos que recuerdan a importantes escritores de distintos países; el Patio Andaluz, construido en 1929 y obsequiado por la ciudad de Sevilla a la ciudad de Buenos Aires; la Glorieta, cubierta de rosales trepadores y enredaderas que culmina en la obra escultórica de Emile Peynot “Ofrenda Floral a Sarmiento”; y el Puente, magnífica construcción de madera que atraviesa el lago, realizado sobre diseño del reconocido Ingeniero Agrónomo Benito Carrasco en 1914. La Rosaleda, propiamente dicha, con sus numerosos canteros de diferentes clases de rosas, es el corazón del parque, donde todos las primaveras florecen más de los 12.000 ejemplares de rosas que alberga en una explosión de color y aromas.

Foto Plantukis

0 comentarios:

Publicar un comentario