lunes, 25 de abril de 2016

L´Hort de Romero (Jardines de Monforte). Parte II

Parte II

L'Hort de Romero

Hola a todos, deseo que sea de vuestro agrado tanto esta parte de los jardines de l´Hort de Romero como la anterior. En esta nos vamos a basar en la parte estructural del jardín para ello hemos tomado un articulo obtenido en la web, que si queréis verlo solo tenéis que pinchar aquí.



Para saber un poco más de este precioso jardín que mejor que un poquito de historia sobre él.

Juan Bautista Romero, marqués de San Juan, un rico comerciante de seda, financiero, diputado y senador, lo compró por 80.000 reales a José Vich, Barón de Llaurí, en 1849. El propósito del marqués era hacer su casa de recreo y encargó la construcción al arquitecto valenciano Sebastian Monleón Estellés, nacido en 1815 y autor de la plaza de toros, del claustro de la Universidad Literaria y del Asilo de San Juan Bautista fundado por el marqués. No se sabe muy bien si se debe al asesoramiento de un jardinero, al diseño del arquitecto o al buen gusto y el arte del propietario. Entre los primeros jardineros que hubo esta Salvador de Gareñaga, quien cuidó durante mucho tiempo de las plantaciones.



El marqués invirtió sumas considerables en la plantación y ornamento del jardín, iniciado en 1859. El resultado fue un pabellón y un jardín distribuido en dos zonas, una clásica, geométrica, de vallas recortes al gusto francés, y otra de corte romántico, paisajística, con frondosos árboles de buen tamaño donde destacan los pinos, los magnolia, los ginkgos, todo rodeado por un muro de mampostería y ladrillo, definidor de este tipo de jardín, "hortus conclusus", que proporciona un lugar de retiro, tranquilidad y quietud. Este llegó a competir en belleza con los próximos Hort de las freses (maduixes), el Santísimo, y de Ripalda, que hacían tan grata la llamada Vuelta del Ruiseñor.



En 1871, al morir el Marqués, pasó a su viuda Mariana Concha Benet, que lo dejó en herencia a una de sus sobrinas, Josefa Sancho Cortés. El matrimonio de ésta con Joaquin Monforte Parrés, hizo que desde ese momento se le llamara jardín de "Monforte".



Tal y como ha llegado a la actualidad es obra de muchos artistas con diversas e importantes reformas de distintas épocas. En 1937 el Director Gral. de Bellas Artes Josep Renau encargó al pintor Javier Winthuysen un proyecto de restauración. Éste, con Rubió y Tudurí fueron en su época los mejores especialistas en jardinería. El proyecto de Winthuysen consistió en la conservación del poético efecto del jardín, impidiendo su ruina y escondiendo la mano para que las obras no desdiga de las antiguas, con incorporación de nuevas especies, tradicionales del jardín valenciano, como naranjos, cipreses y arrayanes. Se centró sobre todo en el triángulo central del jardín, los grandes cuadros del cual se abrieron para crear en las nuevas cruces ambientes íntimos y recogidos, con fuentes y bancos guarecidos para techos vegetales. También intervino en la zona paisajística, agrupando los setos serpenteantes. En 1941 fue declarado "Jardín Artístico Nacional", quedando bajo protección del Estado, y los trabajos se iniciaron en 1942; el encargado de la parte arquitectónica fue Alejandro Ferrant, y Ramón Peris, jardinero mayor municipal, se encargó del jardín, todo a cargo del Ayuntamiento de Valencia.



El Ayuntamiento lo recuperó para la ciudad tras la riada de 1957. En 1971 adquirió su propiedad y llevó a cabo una ampliación del jardín dirigida por Vicente Peris, en la que se repiten los elementos clasicistas y naturalistas del jardín viejo. Se abrió al público en 1973.



Al jardín se accedía a través del pabellón de recreo, una especie de palacete realizado en un estilo historicista, de dos pisos y terraza, y un pequeño linterna con un ojo circular en el centro del piso, que da luz a la vuelta de la planta principal. A la izquierda del vestíbulo hay una escalinata de tipo imperial, con un tramo central y dos laterales, las paredes están decoradas con nueve figuras femeninas y otros tantos medallones con amorcillos, pintados al temple.

En este palacete nos casamos María y el personaje que esta escribiendo, es realmente bello y si queréis más detalles de este lugar debéis pinchar en el enlace anteriormente aportado. Ahora volvamos a la distribución de este jardín.

El núcleo central de toda la ordenación está constituido por este palacete, que se comunicaba con la zona clasicista del jardín por medio de dos accesos.

El primero está formado por un atrio con forma semicircular, cerrada por barandilla de hierro y adornada con bustos de escritores, sabios y filósofos sobre pedestales. Esta plaza da paso a una artística portada neoclásica, exenta y con escalas, flanqueada por dos leones de mármol, obra de José Bellver, que les hizo para la escalinata del Congreso en Madrid, donde no llegaron a colocarlos porque les parecían pequeños y mansos. En las paredes del palacete hay dos hornacinas con estatuas femeninas.

















Detrás de la puerta de los leones se encuentran los parterres, en cuyo centro está la fuente de Dafnis y Cloe. Este sector es conocido con el nombre de parterre viejo; está conformado por cuadros de vallas bajas de arrayanes y evónimos. En el centro de los cuadros se encuentran las estatuas de cuatro continentes, que siguen un modelo iconográfico quizás creado por el escultor chileno Virginio Arias a finales del siglo XIX; hay varias copias, réplicas o variantes en la propia ciudad de Valencia en los Jardines de Parcent, en los Jardines de la Tamarita de Barcelona, ​​en la plaza Benjamín Vicuña de Angol, Chile, en la ciudad de Santiago de Cuba, en hornacinas exteriores del Museo de Arte de Lima y en el palacio de San José de la ciudad argentina de Entrerríos.
Estatuas dos los continentes
Fuente de Dafne y Cloe

Después del parterre viejo se encuentra el parterre nuevo y el sector triangular, donde está la fuente de los naranjos y el muro de cipreses, en los que se han esculpido una serie de arcos. El parterre nuevo está formado por cuadros de setos de cipreses y arrayanes, en cuyo centro se encuentra la estatua de Flora sobre una columna. Detrás está el rosaleda en el óvalo central se alza un laurel frondoso, el nuevo jardín de trazado regular realizado en 1971 y el jardín de estilo naturalista, formado por terrenos desnivelados y caminos irregulares.

Fuente de los naranjos


Rosaleda y laurel 

Hay más estatuas por el jardín, como un Neptuno en la entrada actual, otra figura parecida a Flora, o el verano, una que parece invierno, un posible filósofo y una figura sobre un monstruo marino. Hubo más, que fueron retiradas por la marquesa de San Juan para adornar el asilo Romero cuando se alojó el cardenal Monescillo, las cuales estatuas no volvieron nunca.



El segundo acceso se realiza a través de la Glorieta dels Arcs, que es uno de los conjuntos más logrados del jardín, donde se integran con gran maestría la arquitectura, la escultura y la naturaleza. Una galería porticada comunica la casa con un parque rectangular, en desnivel, circundado por muros adornados con albahaca de Alcora. En el nivel inferior hay una fuente baja con un surtidor, rodeada de una verja de hierro forjado. Lo más llamativo de este recinto son los juegos de agua de la alberca y los dos graciosos estanques de los ángulos, con grupos escultóricos de niños de aire rococó jugando con un delfín y sonando un tornillo de mar. En la parte superior del pequeño muro, a la altura de la portada, encontramos dos nuevos conjuntos de niños, jugando con una cabra y con un perro en los respectivos surtidores.




Las escaleras forman un conjunto escenográfico con los grupos de los niños, las estatuas de Mercurio-Hermes y Dyonissos-Baco y una gran portada de diseño neorrenacentista, que está coronada con una cesta de flores y frutos en el centro y dos tritones con patas y cabeza en actitud altiva, a punto de sugerir el salto, con el resto del cuerpo enroscado.

Mercurio-Hermes y Dyonissos-Baco

Pasada la puerta, que conduce a una zona boscosa y sombría, está la parte más pintoresca del jardín, un estanque rodeado de grandes árboles y una montañita artificial con una cueva y un salto de agua. También podremos encontrar una estatua sobre una parte enlosada, donde se esconde un original sistema de refrigeración.



La fusión entre las zonas paisajísticas y las geométricas se realiza por caminos de formas arquitectónicas de vegetación recortada.

A lo largo de uno de los muros de cierre corre un delicioso paseo protegido del sol por un umbráculo de Buganvilia en forma de arco, con banquetes; unas hornacinas decoran las paredes de los extremos.



Con esto queda finalizado esta parte en la cual hemos profundizado en el jardín en sí pero para dejaros la miel en los labios comentaros como empezara la tercera parte de ´lHort de Romero.


"La triste historia de los Jardines de Romero"

8 comentarios:

  1. Con las veces que he estado en Valencia y nunca he visitado este lugar tan precioso. La verdad es que siempre he pensado que sería un lugar privado para visitar, y con mi afición a las plantas seguro que disfrutaría viéndolo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es gratuito, muy bien cuidado y sabiendo la historia de él lo hace aún más especial. La próxima vez que venga ya sabes que es una visita imprescindible y si tienes la opción te recomiendo entre semana que el fin de semana se llena de gente haciendo fotos de bodas. Un saludo.

      Eliminar
  2. Me encanta conocer tantos detalles del jardín. Y saber que os casásteis en él! Gracias por tu fantástica narración, Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo he hecho una traducción al castellano solo he puesto unas cuantas frases y las fotos, el articulo original he puesto el enlace. Me encanta que te haya gustado, viendo de tí, es un placer. Mil gracias.

      Eliminar
  3. Olá Raúl
    É simplesmente mágico este jardim, um deslumbre que merece ser adimirado com carinho e calma.
    Abraço

    http://eueminhasplantinhas.blogspot.com.br/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Simone me ha encantado saber tu opinión y que te haya gustado

      Eliminar
  4. Muy bonito Raúl, aunque un poco repeinado para mi gusto, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha hecho mucha gracia la expresión un poco repeinado,..ajajaja,..pero parte del jardín se suelta la melena ehhh,..jejeje. Un abrazo

      Eliminar