viernes, 1 de abril de 2016

Lilium (Azucena o Lirio)

Las especies de Lilium, comúnmente llamadas azucenas o lirios, constituyen un género con alrededor de 110 integrantes que se incluye dentro de la familia de las liliáceas.
 Foto cedida por Leticia Rimola


Para hacerlo más ameno de momento en vez de hablar de su descripción que bien podéis ver alguna de las fichas que hay hechas os voy a contar un cuento que he leído:

La hormiga y el lirio

Era un día hermoso, bello, soleado y en un florido parque…vivía una vez una hormiguita, que como toda buena hormiga era trabajadora y servicial. Se la pasaba acarreando hojitas de día y de noche, casi no tenía tiempo para descansar. Y así transcurría su vida, trabajando y trabajando.

Un día fue a buscar comida a un estanque que estaba un poco lejos de su casa, y para sorpresa al llegar vio como un botón de lirio se abría y de él surgía una hermosa y delicada florecita. Se acercó…
 Foto cedida por Trammy
– Hola. ¿quién eres…? La florecita contestó: – Soy un lirio. -¿Sabes que eres muy bonito?, dijo la hormiguita. -Gracias. Tú eres muy simpático, ¿qué eres…?
– Soy una hormiga. Gracias también.
Y así la hormiguita y el lirio siguieron conversando todo el día, haciéndose grandes amigos. Cuando iba a anochecer la hormiga regresó a su casa, no sin antes prometer al lirio que volvería al día siguiente. Mientras iba caminando a casa, la hormiga descubrió que admiraba a su nuevo amigo, que lo quería muchísimo y se dijo: – Mañana le diré que me encanta su forma de ser, mañana.
Y el lirio al quedarse solo se dijo: – Me gusta la amistad de la hormiga, mañana cuando venga se lo diré.
Pero el día siguiente la hormiguita se dio cuenta de que no había trabajado nada el día anterior. Así que decidió quedarse a trabajar y se dijo: – Mañana iré con el lirio. Hoy no puedo, estoy demasiado ocupada, mañana le diré que lo extraño.
 Foto cedida por Leticia Rimola

Al día siguiente amaneció lloviendo, y la hormiga no pudo salir de su casa y se dijo: – Que mala suerte, hoy tampoco veré al lirio. Bueno, no importa, mañana le diré todo lo especial que es para mí.
 Foto cedida por Leticia Rimola
Y al tercer día la hormiguita se despertó muy temprano y se fue al estanque, pero al llegar encontró al lirio en el suelo, ya sin vida. La lluvia y el viento habían destrozado su tallo. Entonces la hormiguita pensó: – Que tonta fui, desperdicié demasiado tiempo; mi amigo se fue sin saber todo lo que lo quería… en verdad me arrepiento.
Y así fue como ambos nunca supieron lo importante que eran.
No esperes el final de tu vida para arrepentirte. No esperes el mañana para soñar, y por ningún motivo dejes de decirle a una persona que la quieres!

4 comentarios:

  1. Me encantan los Lilium, espero con ansia que brote alguno de los que planté, un abrazo Raúl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que a mi me parecía una flor demasiado pomposa pero ahora cada vez más me resultan más atractivas. Un abrazo Lola

      Eliminar
  2. ¡ Es que son preciosos ! el cuento muy bonito. Besos.

    ResponderEliminar