viernes, 20 de noviembre de 2015

Fresas de Estados Unidos

De color rojo intenso por fuera,
casi blanca y suave por dentro,
como dulce fresa que evoca tú boca,
y embriaga intensa mí alma loca.
Eres la fresa tentadora
que Cupido añora,
Eres corazón en llamas
como latidos que claman
de temor constante de locos amantes.


Foto cedida por Sandra Cohn. Estados Unidos


La fresa es imaginar tu desnudez de onduladas formas,

es recordar la topografía de tus valles y montañas
que me llevan al punto exacto del no retroceder.
Su dulzura es elixir enervante que me hace caer
en tus brazos amorosos llenos de pasión,
es droga, es delirio, es euforia,
cuando ambos compartimos la gloria
sólo existe hoy, sólo existen tú y yo.
La fresa es sentirse presa del dulce néctar,
es morir y volver a nacer, es el goce de ver tus ojos,
es oír tu voz decir te quiero, es sentirnos él uno para el otro,
es oír tú voz decir sin ti yo muero.
La fresa es saborear lo rojo de tú corazón,
es embriagarme de tú miel hasta más no poder,
es beber en tus manos de la fuente eterna del querer,
es comer a besos toda tú piel.
                        
                      Becker Fernández



Puedes leer este y otros poemas de Becker Fernández en https://beckerfernandez.wordpress.com/2013/11/26/fresa/

0 comentarios:

Publicar un comentario