viernes, 14 de noviembre de 2014

Adiantum hispidulum

Adiantum hispidulum Sw.


· Nombre común: culantrillo australiano
· Sinónimos más frecuentes: Adiantum pubescens Schkuhr, Adiantum pedatum G. Forst.
· Familia: Adiantáceas (Pteridáceas)
· Origen geográfico: sureste de Asia hasta la Polinesia y Nueva Zelanda
· Planta: helecho con el tallo transformado en órgano de reserva, de color negruzco. Se extiende bajo tierra. Rizoma corto, rastrero, densamente cubierto de paleas y castañas de donde surgen frondes
· Hojas: en grupos irregulares, frondes de unos 40 cm de longitud, con estípites erectos y ascendiendo en el crecimiento. Tiene frondes pequeños, algo ásperos, muy compactos. Cada fronde se divide en segmentos pinnados, algo irregulares, de 1,5 cm de longitud o menos, posee distintos pelos en ambas superficies, cuando es joven su color es rosa y en la madurez amarillo-verdoso o azul-verdoso
· Semillas: por esporas

· Longevidad: una vez arraigados, sólo la negligencia o la sequedad son capaces de matarlos
· Temperatura: entre 19-20 ºC. Si se quiere que crezca durante todo el año no debe descender de 10 ºC, ya que de esta manera entran en período de reposo que se alarga durante todo el invierno. No le gusta estar por encima de 21 ºC, a menos que exista elevada humedad
· Exposición: luminoso evitando sol directo, admite la semisombra. Prospera en una ventana orientada al norte
· Suelo y sustrato: poroso, ligero y humífero. Con un pH entre 5,5-6,5. Mezcla de cultivo formada por un 70 % de turba rubia, 20 % de turba parda y un 10 % de poliestireno expandido, perlita o arena fina
· Abonado: durante el verano se mezcla con el agua cada 8 días a la mitad de la dosis, 0,5 g/l, de soluble equilibrado
· Humedad ambiente: mínima del 70 %, para ello, por ejemplo colocar la maceta dentro de un tiesto más grande forrado con musgo o turba mojada ya que mantiene muy bien la humedad y la va cediendo poco a poco al ambiente. O bien, poner debajo de la maceta una manta porosa higroscópica y si se toma la opción de colocar un plato lleno de cascajos húmedos se debe realizar bien, ya que un uso incorrecto provoca la asfixia de las raíces. En las casas con calefacción central hay que rociarlas todos los días con agua de lluvia
· Riego: deben mantenerse húmeda en todo momento, aunque no debe de dejarse la maceta en agua, ya que provoca la pudrición de las raíces. Hay que regar dos veces por semana en verano, utilizando agua de lluvia si es posible. En invierno basta con un riego a la semana
· Propagación: por esporas, y a una temperatura de 24-26 ºC. Poner las bandejas de siembra llenas de turba debajo de las frondes. También puede propagarse por división, en primeros de verano, de ejemplares viejos aunque no siempre es satisfactoria
· Plagas y enfermedades más frecuentes: prácticamente ninguna
· Otras recomendaciones: si presenta hojas arrugadas con bordes marrones, ello implica que necesita agua aunque las hojas secas puede ser también consecuencia de gases, humos o falta de humedad. Si se caen todas las hojas es debido a que esta demasiado seco, una solución sería una poda vigorosa, añadir agua y rociar diariamente hasta que aparezcan nuevos frondes. Si presenta frondes delgados y deslucidos, precisa abono. Si las hojas palidecen es que tiene demasiado sol directo, hay que llevarla a una ventana más al norte. Por último, si las hojas se abarquillan pero no se secan, es debido a que están en lugar frío, o bien, exceso de humedad. Trasladar a un lugar caliente y no regar hasta que el composta este seco. No agrade en demasía los traslados

0 comentarios:

Publicar un comentario