jueves, 10 de julio de 2014

Orquidáceas

Orquidáceas

· Distribución: cosmopolita a excepción de zonas polares y frías
· Planta: tienen un aspecto y un porte distinto según el crecimiento que se haga a partir de una yema terminal situada en el extremo del tallo, o de una yema axilar situada a un lado del tallo, en la base de la hoja. Las primeras se conocen con el nombre de monopodiales y las últimas por simpodiales. En el caso de las monopodiales su tallo, que no produce flores, se desarrolla a partir de una yema terminal, y las inflorescencias se forman a los lados del tallo, inflorescencias axilares. La mayoría de las monopodiales solamente tienen un tallo, de longitud muy variable en función de la especie. Siempre presentan hojas, y a menudo raíces aéreas, más o menos numerosas, largas y gruesas. Las terrestres tienen a veces tallos anuales que mueren en invierno. Algunas tienen tubérculos enterrados que constituyen reservas nutritivas que permiten a la planta pasar el invierno y asegurar el renacimiento cuando llegue el buen tiempo. En el caso de las orquídeas simpodiales son plantas con rizoma, a menudo rastreras. Cada rizoma produce un pseudobulbo, cuya yema terminal produce un aparato floral. Esta yema, que desaparece después de la floración, no es la que permite el desarrollo de la planta. Esta función la lleva a cabo otra yema en la base del pseudobulbo, que produce un nuevo brote llamado axilar, que a su vez forma un nuevo pseudobulbo y aparato floral. El rizoma tiene una segunda yema que no se desarrolla inmediatamente, sino que permanece en estado latente, a veces durante años, para permitir una eventual regeneración de la planta si el pseudobulbo terminal del rizoma llega a desaparecer. Los pseudobulbos tienen formas diferentes según la especie y soportan una o más hojas. Por otro lado, constituyen la reserva nutritiva que permite a la planta subsistir durante períodos de reposo o sequía
· Hojas: simples, va desde oval, casi redonda, hasta lanceoladas o casi lineal. Aunque la mayor parte de las hojas son sensiblemente planas, a veces suculentas, algunas orquídeas las tienen cilíndricas como las Papilionanthe. Estas hojas son generalmente verdes, más o menos oscuras, brillantes o mate. De todos modos, algunas orquídeas tienen las hojas de otro color, con frecuencia rojizas. También las hay con hojas manchadas como ciertas Paphiopedilum. Aunque lo más frecuente es que la superficie de las hojas sea lisa, también puede ser pubescente. La mayoría de las orquídeas tienen hojas perennes, aunque algunas especies las tienen caducas, que can al llegar el período de reposo, al final de la vegetación
· Inflorescencia: según la especie, las flores son solitarias como en Anguloa o reunidas en racimos de diferentes estructuras como panículo, espiga, umbela, como en algunas Dendrobium, Odontoglossum, Phalaenopsis y Vanda. El tallo floral de las orquídeas con pseudobulbo puede ser terminal apareciendo en el extremo de los pseudobulbos, como en las Cattleya y las Laelia; o axilar formándose en la articulación de los pseudobulbos como algunas Dendrobium, o incluyo basilares que aparecen en la base de los pseudobulbos, como en la mayoría de las Odontoglossum. Existen excepciones como en las Stanhopea que las inflorescencias se desarrollan debajo o sobre el costado de la planta, dando flores colgantes
· Flores: partiendo de la consideración de que las orquídeas son las plantas más evolucionadas del reino vegetal, comentar que contrariamente a la mayor parte de las flores angiospermas, que sus sépalos casi siempre son verdes, los de la orquídea son coloreados, a menudo vivamente, son petaloides, como en los tulipanes o los lirios. Además, raramente son idénticos, presentando diferentes formas, el sépalo superior o sépalo dorsal es a menudo mayor que los otros, sépalos laterales. A veces estos últimos están soldados, llamados sinsépalos como es el caso de las Paphiopedilum. De los 3 pétalos, solamente los pétalos laterales son iguales. El pétalo inferior es totalmente distinto y recibe el nombre de labelo. El tamaño, forma y colores de este labelo varían mucho según el género considerado y, en menor medida, según las especies de cada género. Hay múltiples ejemplos de la extraordinaria diversidad de los labelos y su complejidad. Son estos pétalos tan especiales los que atraen a los insectos polinizadores, encaminan su movimiento y favorecen que el insecto se lleve las polinias pagadas a su dorso. Las polinias se transportan así hasta los estigmas de otras flores para fecundarlas. Las orquídeas son bisexuadas, como la mayoría de las Angiospermas, cada una con un órgano masculino y otro femenino, en rara ocasión unisexuadas en que la planta lleva a la vez flores masculinas y flores femeninas. La estructura de los órganos bisexuados es muy diferente de la de las flores de otras Angiospermas, en las orquídeas, el ovario es ínfero y posee 3 carpelos. A menudo experimenta una torsión que orienta la flor hacia arriba, resupinación. El estilo del pistilo y los filamentos de los estambres están soldados para formar la columna, también llamada ginostema. En el extremo de la columna se encuentra la antera, a veces hay dos, que llevas las polinias, 2-8 según la especie, pequeñas masas cerosas que agrupan los granos de polen. En su parte terminal, la antera lleva a veces un opérculo, capuchón que protege las polinias y que se desprenden fácilmente cuando pasa un insecto. Las polinias están unidas al retináculo (viscidum) por a-2 caudículas (pedicelos). El ovario se prolonga en un estilo en cuyo extremo se encuentra el estigma, situado debajo de la antera, un poco adelantado. Estigma con 3 lóbulos; 2 de ellos fértiles y pegajosos para recibir en polen y uno estéril, el róstelo, cuya función es protegerlos lóbulos fértiles de una polinización accidental
· Fruto: en cápsula
· Semillas: particularmente numerosas, microscópicas, que sólo contienen un embrión, sin cotiledón ni albumen. Esta ausencia de sustancia nutritiva explica que su germinación solamente pueda hacerse en presencia de un hongo nutricio
· Raíz: Sale del tallo o del rizoma. En las orquídeas terrestres salen radiadas de la base del tallo, incluso si se trata de tubérculos subterráneos. En las epifitas y litofitas, aparecen en la base y a lo largo de los tallos, pero nunca sobre los pseudobulbos. Estas raíces fijan la planta sobre la corteza de los árboles o rocas. Para ello disponen de una estructura particular, con una envuelta esponjosa llamada velo, cuyas células pueden absorber el agua como una esponja, pero que luego impiden su evaporación. Otras son aéreas

0 comentarios:

Publicar un comentario