lunes, 5 de diciembre de 2016

Las Azores. San Miguel. Sexto y último día



Hola amigas/os!!!

Estoy seguro que muchos de vosotros estabais  con ganas de saber que visitamos o recurrimos en este sexto y deciros que fuimos a muchos miradores y disfrutamos del estar allí y de las preciosas vistas. Aunque la mayor parte del día volvimos a Furnas ya que allí además de las chimeneas, el rico cocido típico, así como su maravillosa gente, a quienes nos gusta visitar los jardines botánicos quiero decir que estamos ante uno de los más bellos que he visto, se trata del Jardín Botánico Terra Nostra Garden.



Este parque que fue considerado uno de los más bonitos del mundo por la revista Condé Nast Travel de las Condé Nast Publications.



Con que vamos a visitarlo con fotos de Plantukis e información que vamos a ir obteniendo de internet, para no aburriros demasiado hemos descartado muchísimas fotos ya que tampoco queríamos  que se os hiciera eterno. Sin más palabras y con redoble de tambores desde Plantukis tenemos el placer de presentaros  el...

Jardín Botánico Terra Nostra Garden

La mansión y su jardín romántico anexo fueron inaugurados en el sigloXVIII por el entonces Cónsul estadounidense Thomas Hickling, quién mandó construir en este espacio a su residencia de Verano, siendo conocida como Yankee Hall.



 No fue por tanto hasta mediados del siglo XIX en que el jardín propiamente dicho tuvo un gran desarrollo, del área inicial de dos hectáreas, por iniciativa de sus sucesivos propietarios, tal como los Viscondes da Praia o más tarde la familia Bensaude, lo aumentaron gradualmente hasta tener unas dimensiones bastante considerables.
 En 1848 después de ser comprado por el "1.º Visconde da Praia", Duarte Borges da Câmara e Medeiros, este parque va a sentir su primer gran desarrollo, con la creación de los jardines acuáticos y las plantaciones de sombrías alamedas, y de lechos de flores, así como la substitución del Yankee Hall por la actual "Casa do Parque" que en este momento se encuentra dedicada a hotel.

Fue en 1872, en que la finca pasa a manos del 2.º Visconde da Praia, António Borges de Medeiros Dias da Câmara e Sousa, al que se debe el rediseño del jardín, para lo cual recurrió a especialistas, tanto portugueses como ingleses. Estos especialistas procedieron a la reconstrucción del actual canal serpentiforme, de las grutas, de las avenidas de bojes, y además de dos senderos flanqueados de naranjos, ya desaparecidos.
Fue também sob o comando do 2º. Visconde que procedió a la plantación de parte significativa de los árboles más emblemáticos, que dominan las diversas áreas del Parque y que fueron importados, viniendo de algunas zonas tan distantes y dispares como de América del Norte, Australia, Nueva Zelandia, China y África del Sur.

Corrían los años 30 del siglo XX, y el Parque Terra Nostra, fue adquirido por Vasco Bensaude, que vio en este parque un complemento del recién acabado de inaugurar "Hotel Terra Nostra". Entonces el parque de nuevo fue ampliado, alcanzando un área de 12,5 Hectáreas que estaban divididas por jardines y bosquetes.

Fue Vasco Bensaude, con amplia formación en botánica y jardinería, quien manda entonces hacer la recuperación del Parque. Para este cometido le da la dirección del mismo a su jardinero de origen escocés: John McEnroy.

Entonces se hicieron obras de mantenimiento en la Casa del Parque y en la piscina de agua ferruginosa volcánica y natural de color castaño y cuya temperatura ronda los 25 grados Celsius, estando la piscina forrada de piedra de cantería y las nuevas plantaciones se hicieron con plantas exóticas con la intención de aumentar el número de especies existentes.

A finales del siglo XX la mansión fue reacondicionada como hotel, conservando balaustradas y vidrieras, y el parque acondicionado como jardín botánico, conservando numerosos ejemplares arbóreos originales de su creación, de un porte considerable.


 En el "Parque Terra Nostra" con doce hectáreas de la antigua finca que tenía miles de árboles y plantas procedentes de todo el mundo, de hecho una cosa que me encanta como dividen las zonas escondiendolas a la vista debido a su sinuosos caminos y de repente ver una zona determinada, se pueden admirar:

- Una de las mayores colecciones de camelias del mundo, con más de 600 géneros diferente y también la mayor colección de Europa de Cycas.



- Plantas nativas, Laurus azorica, Myrica faya (tan común como en Canarias), Erica azorica, Frangula azorica, Juniperus brevifolia, Picconia azorica, Vaccinium cylindraceum y como helechos la Osmunda regalis , Woodwardia radicans, Culcita macrocarpa.



- Colección de cultivares de Hortensias, Azaleas y Rhododendron

- Arboretum, con miles de árboles de todo el mundo, que en este clima privilegiado, crecen con una exuberancia mayor que en sus países de origen, palmeras neozelandesas y canarias, bananeras de África del Sur, cedros japoneses (Cryptomeria japonica), pinos de Norfolk (Araucaria heterophylla), con un ejemplar que alcanza 148 metros de altura y más de 5 de diámetro.

- Plantas ornamentales, Erigeron karvinskianus, Polygonum capitatum, Hedychium gardneranum, Hibiscus, Amaryllis belladona, y Metrosideros.

- Colección de nenúfares.



Por último, nos encantaría remarcar que nos gustó muchísimo, nos dimos baños en las piscinas de agua ferruginosa volcánica a diferentes temperaturas, aunque no eran piscinas naturales si tenían gran belleza las tres piscinas, la enorme principal como las otras dos de menor dimensión a temperaturas más elevadas, estando todo muy bien organizado y limpio, con sus vestuarios y duchas para poder cambiarse después de de disfrutar del baño. Tampoco podemos olvidarnos de el espacio de los animales como espacios como un mirador en el que se puede observar un recinto lleno de flores de miles de colores. 





 Bueno con esto finalizamos nuestro viaje a las Azores ya que el último día fue de disfrutar en una playa, de sus enormes olas y de un rincón muy especial que encontramos de casualidad con un chiringuito muy muy apañado con gente muy muy agradable donde comimos estupendamente y finalizando en una cala donde pudimos hacer snorkle disfrutando de la gran flora y fauna marina.


 El recuerdo que nos ha dejado esta isla ha sido realmente maravilloso, primero y principal porque es nuestro primer viaje largo con nuestra pequeña Ariadna y también porque sabíamos que era un lugar precioso, pero decir ese adjetivo es poco, San Miguel es el paraíso.
  

14 comentarios:

  1. Una maravilla, Raul. Que lugar tan encantadora
    fantastico, lleno de vida y color


    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el viaje. Gracias y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirlo con nosotros. Un abrazo enorme

      Eliminar
  3. Me encanta,que maravilla espero verlo algún día , como otros muchos , gracias por darnos a conocer tan bonitos lugares...un abrazo.
    Me alrededor mucho que disfrutes con tus dos mujercitas cuidalas mucho y ellas a tí Claro.

    ResponderEliminar
  4. No sabes cuánto te agradezco este reportaje. Es el empujoncito que me faltaba para hacer este viaje. Voy a estudiarme a fondo todo lo que has publicado sobre ello y si necesito hacerte alguna pregunta, me atreveré a ponerte un comentario. Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes como me alegra oír eso, me hace feliz saber que nuestra experiencia te haya animado a tomar esa decisión y por supuestisimo cualquier duda que se te plantee aquí estamos para ayudar ya que a mi me encantaria que me hicieran lo mismo. De veras que San Miguel es una isla muy especial aunque una amiga fue a Terceira y me dijo que también es impresionante.

      Eliminar
  5. Con tu permiso, lo comparto en twitter y face

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla y solo puedo decir que no hay palabras para describir estos paisajes con tanta hermosura y belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy fácil hacer bonitas fotos cuando prácticamente todo es bello. Muchas gracias. Buen fin de semana.

      Eliminar