viernes, 9 de junio de 2017

Festival Internacional de Jardines de Allariz. Allariz, Ourense. España

El Festival

Un espacio para observar, pasear, gozar … y poder soñar, ese fue el encargo del Concello de Allariz a los servicios técnicos municipios; diseñar un proyecto único, el primero a nivel nacional, innovador e ilusionante.

Son 37.700 m2 de agua, sonidos, colores y vegetación. Tres hectáreas de naturaleza que apenas se permiten una concesión: la de un cierto artificio, la de un devaneo de la imaginación, impetuosa pero siempre sometido a la omnipresencia del río. Es el Festival Internacional de Jardines de Allariz .

Del 13 de mayo al 29 de Octubre, 
Allariz. Ourense



Pionero en la península junto con el portugués de Ponte da Lima, el Festival es un rompecabezas verde que mantiene durante el año un marco estructural fijo y renueva, cada primavera, doce espacios asignadas a la creatividad y a la innovación de paisajistas de todo el mundo. El Festival es un gran concurso de ideas y diseños de jardinería inserido en el proyecto municipal como una pieza, todo él, de ese otro gran puzzle que es el plan de revitalización y desarrollo de Allariz.

Su presencia no es casual, ni tampoco su situación. El Festival Internacional de Jardines de Allariz (FIXA) corona las infraestructuras del Parque Etnográfico y sirve de enlace entre los molinos y las fábricas de cuero y las modernas instalaciones de la hípica, el camping y la ciudad deportiva. El complejo del Briñal y el sugestivo recorrido de un Arnoia encajado, aguas abajo, son la meta a la que el FIXA le marca el camino. Lo hace incorporando muchos de los elementos que definen el proyecto Allariz: patrimonio, naturaleza, innovación y sentido práctico.

El patrimonio lo constituye el propio marco – difícil sustraerse a ese paño de fondo que dibujan la villa medieval y el otero del castillo! – y algunas aportaciones internas de gran atractivo. Es el caso de la noria de sangre. Su recuperación fue más allá del valor escultórico con la revitalización del mecanismo de funcionamiento, activado, como antaño, por la fuerza animal. Un burro reproduce el movimiento de otro para sacar agua del río y en ese circular monótono late la cotidianidad de un tiempo aunque vivo en muchas memorias.

Junto a la noria van surgiendo elementos de la arquitectura popular gallega que realzan su belleza y su significado en un contexto de estética contemporánea. Se inserta también una metáfora, la del río tras las crecidas, representada en los juegos de agua, en los pequeños canales y en las líneas curvas – auténtico hilo conductor del Festival – que sortean las parcelas a concurso y convierten en jardín de juegos los depósitos de área y en fuentes y lagunas el agua encorada por los desbordamientos naturales.

La naturaleza es inesquivable en el Festival. Está dentro y fuera, antes y después, arriba, abajo, en el interior; asalta a los jardines desde el río y desde el castillo… Sucede lo mismo con la innovación y con la imaginación. No se tocan, pero se advierten en muchos de los detalles que configuran un proyecto que en el año 2013 recibió 42.000 visitas y generó 34.000 euros de ingresos por venta de entradas. El sentido práctico subyace en su propio diseño, adaptado para salvaguardar los prados contiguos de posibles desbordamientos.

Desde su creación en 2010 el festival creció en superficie y en contenidos. Los 13.000 metros cuadrados de la primera fase rondan hoy los 38.000; además, las doce parcelas para exhibición de diseños temporales incorporaron espacios de tono diferente, como un aparcamiento – el sentido práctico, de nuevo y una gran área libre, al estilo de los grandes parques ingleses. Su singularidad? La integración, como elementos estético y estructural, de la fuente de aguas minerales del Ferradal, que salen de su histórico caño para dibujar charcas y perderse en el Arnoia, hacia el mar.

Si queréis obtener muchísima más información entrar en su página oficial pinchando aquí.

Temática

La historia del arte de los jardines son un vector de la cultura y, en este sentido, es parte de la memoria colectiva, los famosos jardines de Babilonia hasta Save & Exit a la actualidad. Pero los jardines son también un vector de la memoria individual: cada uno de nosotros retiene el diseño del espacio, el color y el tamaño de los árboles, plantas y flores. Recordamos el silencio que los rodea, el súbito canto de los pájaros y el ruido del viento que los estremece. Nos quedamos con un recuerdo del olor de los jardines que conocemos.

A estos aspectos naturales y culturales se unen, aspectos cada vez más artificiales que lleguen a configurar una memoria técnica, dominado por la inteligencia artificial: los robots que cortan el césped, sistemas de riego inteligentes , etc. Los jardines también crean una memoria sensorial para el futuro.

Francisco Caldeira Cabral 

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Yo llevo varios años con las ganas de ir,..pero no acabo decidiendome. Besetes

      Eliminar
  2. Estive lá no ano passado pela vez, e é bem provável que lá volte este ano, porque gostei bastante.
    E nem de propósito hoje visitei o Festival de Jardins de Ponte de Lima.
    Abraço!
    Bucólico-anónimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdoe-me não estava claro quando são a Ponte de Lima?

      Eliminar
    2. É quase igual ao de Allariz, começa em Maio e vai até Outubro. Tens tudo aqui:

      http://www.festivaldejardins.cm-pontedelima.pt/

      Eliminar
    3. Muchas gracias y le hare una entrada para animar a la gente a visitarlo. Muchas gracias

      Eliminar
    4. Eu estive lá ontem! Tirei muitas fotografias e vídeos, depois coloco no blogue assim que tenha tempo!

      Eliminar

    5. Muito obrigado, eu vou ver com grande entusiasmo

      Eliminar