sábado, 31 de octubre de 2015

Gualala, California, Estados Unidos

“EL ACANTILADO”

Brisa vespertina, tenue, suave
Que acaricias mi rostro
Cual manos aterciopeladas
 De mujer, enamorada  de la vida.

En tu regazo me abandono,
De la mar bravía el rugido,
De tus caricias la pasión,
Entre tus tersos pechos
Me arrebujo como un niño.
 
Foto cedida por Sandra Cohn. Estados Unidos
Del acantilado bañado de espuma,
Llega olor a salitre, algas...
En el difuso horizonte
Confusión de cielo y mar.

Mezcla de profundos suspiros
Corazones cual corceles desbocados
Agitados por pasiones convulsas
¡Déjanos destino incierto¡...

Ser eternamente felices
Con el rumor de las olas...
Y el canto de nuestros corazones.

                       José Ángel Miyares Valle

(Poesía semifinalista en elconcurso delCentro de Estudios Poéticos de Madrid.)


0 comentarios:

Publicar un comentario